El proyecto Educación Financiera en la Escuela, liderado por el Centro de Políticas Públicas UC en colaboración con Banco Santander, nace en 2016 como respuesta a los bajos niveles de alfabetización financiera de la población en Chile. Busca capacitar a las comunidades educativas sobre temáticas financieras para el desarrollo de conocimientos y habilidades que permitan la toma de decisiones informadas, y la generación de evidencia que releve la importancia de la educación financiera en la enseñanza escolar. Para lograr este objetivo, se han desarrollado diversos componentes que buscan impactar de manera concreta en la comunidad escolar, a través de la investigación y la capacitación.

Historia del proyecto

En 2016 se realizó la primera Encuesta Nacional a directores de colegios, cuyo propósito era generar un diagnóstico del estado de la educación financiera en los establecimientos educacionales, desde la perspectiva de los directivos. Paralelamente, se concretó la primera versión del curso “Educación financiera en escuelas: Generando aprendizaje en base a proyecto”. El objetivo de dicho curso era entregar herramientas y conocimientos en el ámbito de la educación financiera para que directores y equipos directivos pudiesen transformarse en líderes y gestores de cambio en sus comunidades escolares. Se logró capacitar a 100 directores y miembros del equipo de gestión provenientes de distintas partes del país.

Por último, se realizó el concurso “Las lucas se educan”, en el que se invitó a todas las personas a presentar propuestas que promovieran la educación financiera en los establecimientos educacionales básicos y secundarios del país. El concurso buscaba promover la participación de la comunidad en el desarrollo de soluciones innovadoras para mejorar la educación financiera en los establecimientos educacionales; incentivar el desarrollo de soluciones innovadoras a un problema público complejo que no ha podido solucionarse adecuadamente; y mejorar la calidad de las actividades, materiales y/o proyectos pedagógicos.

En 2017, la investigación del proyecto estuvo centrada en medir el nivel de alfabetización financiera de la población en Chile y agrupar individuos según sus comportamientos financieros y características sociodemográficas. Además, se desarrolló la segunda versión del curso “Educación Financiera en las escuelas”.

Por otra parte, se implementó en el colegio Cardenal José María Caro, de la Fundación Belén Educa, la iniciativa Gymkana financiera y se efectuó el seminario internacional “El futuro comienza en el aula: Educación financiera para la vida”.

En 2018, a partir de la promulgación de la ley 21. 092, que modifica la Ley General de Educación para incorporar el en nivel enseñanza media contenidos de Educación financiera básica, se enfocó la investigación en alumnos de enseñanza media. Con el propósito de indagar en las percepciones, experiencias y conocimientos en torno al mundo financiero, y evaluar la posibilidad de generar, a futuro, iniciativas que abordasen a este público de la comunidad escolar.

En cuanto a la capacitación, se efectuaron dos iniciativas. Primero, se ejecutó la tercera versión del curso, pero se decidió ampliar el público objetivo, incorporando profesores de distintas asignaturas; considerando que muchas veces son estos los llamados a generar cambios dentro de un establecimiento educacional. Segundo, y a partir de los resultados de la encuesta de 2017, se diseñó un curso para apoderados. Este curso llamado “Finanzas para la vida diaria”, tiene como finalidad entregar conceptos básicos de educación financiera para que sean capaces de tomar mejores decisiones a través de las herramientas presentes en el mercado.

Para este 2019, la investigación pone en el centro del análisis a los docentes y su relación con el mundo financiero. La capacitación, por su parte, puso su foco en los cursos para apoderados. En cuanto al tercer componente, tras los resultados de la investigación de 2018, se determinó desarrollar “Innovación en el Aula”. Esta iniciativa se inspira en “Gymkana finaciera” y pretende ser un apoyo para los docentes, específicamente, para los profesores de Historia, Geografía y Ciencias Sociales; ya que ellos son los mandatados, por el currículum, a enseñar esta materia a alumnos de primero medio.